26/4/16

Fideicomiso Inmobiliario. ¿Qué es?



Técnicamente es un contrato celebrado por Escritura Pública en el que, según la ley 24.441, una persona, que es el Fiduciante, transmite la propiedad fiduciaria de bienes determinados a otro Fiduciario, quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe beneficiario, y a transmitirlo al cumplimiento de un plazo o condición al fiduciante, beneficiario o fideicomisario. Este instrumento se adapta perfectamente a un emprendiendo inmobiliario con fondos de terceros.
Los inversores son los fiduciantes, que se obligan a aportar la totalidad de los fondos necesarios para comprar el terreno y para hacer frente a todos los costos que demande la obra.
El fiduciario es quien recibe el dominio de los fondos para adquirir el inmueble, inscribirlo a su nombre en forma temporal y condicionada, en los términos del artículo 2662 del Código Civil y disposiciones de la ley 24.441 y llevar adelante el emprendimiento según las pautas fijadas en el anteproyecto. Una vez finalizadas las obras proyectadas y afectado el inmueble al Régimen de Propiedad Horizontal o al de Loteo, transmitirá a los beneficiarios el dominio de las unidades que a cada uno le corresponda.
Un punto a tener en cuenta, muy importante, y que lo diferencia de un Consorcio, al costo es que el patrimonio entregado en garantía es inembargable. Está aislado y protegido ya que los bienes fideicomitidos (todo lo que forma parte del proyecto inmobiliario) constituyen un patrimonio separado de los bienes personales de los fiduciantes y del fiduciario. El patrimonio del fideicomiso solo responde por las deudas generadas por el propio negocio y no es atacable por acreedores particulares de las partes.


Ventajas y Beneficios
  • Agilidad, flexibilidad y rapidez.
  • Costos menores de constitución y de ejecución.
  • Maximiza la utilización de las garantías.
  • El patrimonio entregado en garantía es inembargable.
  • El mismo patrimonio puede garantizar futuras operaciones sin necesidad de volver a constituir un fideicomiso.
  • Los derechos fiduciarios pueden ser negociables.

Publicar un comentario